About Cristian M. Santos

Me llamo Cristian Marín.

Me crié en un pueblo costero cerca de Barcelona. Ya desde pequeño mostré aptitudes para el arte y el dibujo, sinceramente, era más divertido que hincar los codos.  Mi padre se esmeró en hacerme entender desde bien pequeño y a golpe de trabajar como albañil que:

“-Una persona que no trabaja y no tiene un compromiso no es persona.”

Aun siendo un pésimo estudiante, conseguí llegar a la universidad e influenciado por amigos y familiares empecé a decantarme por la Historia, pero tras flirtear con ella decidí que mi futuro estaba más versado en el campo de las artes.

modelo 5

En Elisava me gradué en diseño industrial.  Mientras cursaba el primer año de carrera, empecé a trabajar en diferentes despachos que me fueron dando la experiencia que no me daba la escuela.

Más tarde entablé relaciones con el estudio del premio nacional de diseño Toni Arola. Allí conocí a gente increíble con las que trabajé en el pabellón internacional de Aichí para la delegación española.

Mientras, tuve algo de tiempo para cosechar un par de premios internacionales del Imagineering de Dupont junto con Jaume Jumbert o Cesar Rojo y, quedar finalista en los premios Fagor Jump para jóvenes estudiantes.

Meses después surgió la oportunidad de convertirme en el primer diseñador no francés que contrataba el Centro de diseño de Decathlon Creation en Lille (Francia), dentro del departamento de diseño avanzado.

A mi vuelta a casa, fui fichado por el estudio de interiorismo Bonjoch Associats y fue entonces, cuando decidí hacerme autónomo para trabajar por cuenta propia en diferentes despachos.

Paralelamente a esto, empecé a ejercer como profesor universitario y a dar máster-clases en diferentes escuelas de diseño de Barcelona.

Por el gusto a la ingeniería y del saber cómo funcionan las cosas por dentro, me matriculé en la UNED de Terrassa para cursar Ingeniería Mecánica Industrial como apoyo a la profesión.

Me gusta el ciclismo, el atletismo, el diseño, el sol, la fotografía, la familia, respirar y buscar en los demás la sonrisa… y no por ese orden.

Si quieres saber más, pulsa aquí.